Image Alt
Retrato de O'Donnell - Museo del Prado

Descubrimiento en Ceuta: El Retrato Perdido de Leopoldo O’Donnell del Museo del Prado

Un sorprendente hallazgo en Ceuta ha sacudido el mundo del arte: el retrato perdido de Leopoldo O’Donnell, el que fuera un político y militar español del siglo XIX. Nació el 12 de enero de 1809 y falleció el 5 de noviembre de 1867. O’Donnell desempeñó un papel crucial durante el período conocido como el Bienio Progresista en España, donde ocupó el cargo de presidente del Gobierno. Además de sus logros políticos, también se destacó en el ámbito militar, participando en eventos como la Revolución de 1854.

Su figura está vinculada a momentos clave de la historia española del siglo XIX, y su retrato, pintado por Raimundo de Madrazo y Garreta en 1867 destacado pintor español nacido el 14 de julio de 1841 en Roma y fallecido el 15 de septiembre de 1920 en Versalles. Perteneció a una reconocida familia de artistas, siendo hijo de Federico de Madrazo y hermano de Ricardo y Luis de Madrazo, todos ellos prominentes pintores.

Raimundo Madrazo se especializó en retratos y escenas de género, destacando por su habilidad para capturar la elegancia y la sofisticación en sus obras. Su estilo abrazó la influencia del realismo y del impresionismo, y su destreza técnica le valió el reconocimiento en la escena artística de la época.

Entre sus trabajos más destacados se encuentra el retrato de Leopoldo O’Donnell, presidente del Gobierno español.

Este cuadro, propiedad del Museo del Prado, estuvo desaparecido durante un siglo, sumergido en una odisea causada en parte por un error en su atribución.

Atribución Errónea del cuadro: El Viaje Desconocido del Retrato

La historia de este valioso retrato se remonta a 1911, cuando el Estado español adquirió la obra, que previamente estuvo en posesión del Marqués de la Vega de Armijo quién se convirtió en uno de los personajes políticos del S.XIX, ejerciendo destacados cargos públicos durante más de cincuenta años.

Sin embargo, un error en la atribución al padre del artista, Federico de Madrazo, en lugar de Raimundo de Madrazo, provocó que la obra quedara a la deriva. Heredado por la sobrina del Marqués de la Vega, María Vinyals y Ferrés en 1908.

El retrato de Leopoldo O’Donnell, pintado por Raimundo de Madrazo, ha sido testigo de un intrigante malentendido que ha perdurado a lo largo del tiempo.

La confusión sobre la autoría de esta obra maestra se teje en la influencia artística de Federico de Madrazo, padre de Raimundo. El estilo de Federico, especialmente en la composición y el tratamiento de detalles como tejidos o las condecoraciones, dejó su huella en este retrato. La colaboración activa entre padre e hijo era común, y la participación de Federico en retocar partes del cuadro no sorprende, dada la importancia del encargo.

En cuanto a su técnica, se aprecia por parte de Raimundo una factura algo más suelta que deja ver en ciertas zonas el recorrido de las pinceladas, y en la que adopta una atmósfera de equilibrio y serenidad que recuerda, sin duda, a la de los exquisitos retratos de su padre. Se conoce por la documentación familiar que este tipo de colaboraciones eran frecuentes y se daban en ambos sentidos.

La trama se complica en exposiciones y adquisiciones, la confusión continuó cuando el retrato pasó a la Academia de Bellas Artes de San Fernando, y en la Real Orden de adquisición en 1911 se indicó incorrectamente como autor original a Federico de Madrazo, en lugar de su hijo Raimundo de Madrazo. 

Este enigma artístico nos recuerda la complejidad y las sorpresas que aguardan tras cada obra. La historia del retrato de O’Donnell es un viaje de descubrimientos, donde la creatividad de Raimundo se entrelaza con la influencia paterna, creando una obra que desafía las etiquetas y sigue fascinando a los amantes del arte.

Un Rastro Perdido en Marruecos

El cuadro fue enviado a la Alta Comisaría de España en Marruecos, específicamente a Tetuán, donde lamentablemente se perdió su rastro. Durante décadas, la obra permaneció en la penumbra de la historia del arte, hasta que un historiador, Emiliano Cano, encontró una fotografía en el Instituto de Patrimonio Cultural de España que sugería la presencia del retrato de O’Donnell.

El Puzzle se Resuelve en Ceuta

En cuanto al complejo tema de la atribución del retrato, la historiadora Amaya Alzaga abordó la cuestión en su tesis de 2012, examinando las noticias publicadas en la prensa de 1867. En su investigación, Alzaga destacó la verdadera autoría de la obra y señaló su depósito en Tetuán. A pesar de estos hallazgos, la ubicación precisa de la obra ha sido un misterio desde 1957, según información recopilada en el libro «Pintura del siglo XIX en el Museo del Prado”.

Este hallazgo no solo resuelve el enigma del retrato perdido sino que también arroja luz sobre el denominado ‘Prado disperso‘, ahora rebautizado como ‘Prado extendido‘. La ubicación en Ceuta, desconocida hasta ahora, cierra un capítulo importante en la historia del arte español.

El redescubrimiento de la obra de Madrazo en Ceuta no solo enriquece el legado artístico, sino que también subraya la importancia de una correcta atribución en la preservación del patrimonio cultural. Un error de hace un siglo finalmente ha sido corregido, permitiendo que el retrato de Leopoldo O’Donnell recupere su lugar merecido en la historia del arte español.

 
Interior del Museo Prado de Madrid / Interior of the Prado Museum in Madrid

Visitas guiadas al Museo del Prado con Guía Acreditado

Explicaciones y anécdotas de nuestros guías acreditados. Vive la experiencia del Prado acompañado de guías acreditados.

Precio: desde 30€/per. 2 horas
Para: Grupos privados. Empresas, Estudiantes, Instituciones, Asociaciones.